Hipódromo Romano

Qué ver en Estambul

Hipódromo Romano

El Hipódromo Romano se encuentra ubicado en Sultanahmet, muy cerca de los principales monumentos turísticos de la ciudad, por lo que puedes visitarlo sin tener que desviarte de tu ruta.
Fue construido en el año 200 d.c. y engrandecido por el fundador de la ciudad Constantino el Grande. Sirvió de centro de diversión para la gente de Constantinopla durante más de mil años, ya que en él se realizaban las típicas carreras de carros y los circos.

Además de las carreras de cisios, el Hipódromo servía de escenario para conjuntos de músicos , bailarines, acróbatas y lidias con fieras; para todo ello se anunciaban numerosos días festivos en aquellos tiempos.

Dentro del Hipódromo podrás contemplar el Obelisco Egipcio, la Columna Serpentina, la Columna de Constantino o la Fuente Alemana, los únicos monumentos que han sobrevivido con el paso de los años.

OBELISCO EGIPCIO: es el monumento más antiguo de Estambul, con más de 3500 años. Fue construido por el faraón Tutmoises II para conmemorar su victoria en Mesopotamia, siendo posteriormente transportado a la ciudad. Está hecho de granito de color rosa, pesa más de 300 toneladas y mide 20 metros.

LA COLUMNA SERPENTINA: es el segundo monumento más antiguo del Hipódromo (479 d.c.) y simboliza la victoria de las ciudades griegas contra los persas en Platea. Fue transportada por Constantino el Grande desde el templo de Apolo en Delfos (Grecia).
Durante la época bizantina fue utilizado como surtidor de agua.

LA COLUMNA DE CONSTANTINO: fue construida por el emperador Constantino VII en homenaje a su abuelo Basilius I. Hecha de piedra, inicialmente se recubrió con cobre y bronce aunque durante la cruzada latina el bronce fue arrancado para acuñar monedas. Mide 32 metros.

LA FUENTE ALEMANA: es el monumento menos antiguo del Hipódromo. Fue donada al sultán por el kaiser para agradecerle la hospitalidad durante su visita a Estambul en 1895. La Fuente Alemana es el símbolo de una profunda amistad iniciada en aquella época.